Disfruta de Italia y su rica gastronomía viajando con Hisense

Disfruta de Italia y su rica gastronomía viajando con Hisense

Italia está íntimamente ligada a la historia de Europa, igual que su gastronomía. Al ser uno de los países más relevantes para el constante pulso entre imperios, guerras y mercados, puede presumir de disponer de una infinidad de sabores y gustos provenientes de todo el continente, dando una gran personalidad a su cocina e incluso trascender las fronteras en todo el mundo.

Pero, ¿qué sería de su forma de entender la comida sin la influencia etrusca? Estos elaboraron la pasta por primera vez mediante la trituración de diversos cereales y granos mezclados con agua, que luego cocían. Por eso hoy deseamos hacer un homenaje a Nápoles, Sicilia, Florencia o Roma viajando con Hisense hasta el país de la albahaca, la mozzarella y el tomate.

1.- Arancini de carbonara

Para abrir el apetito comenzaremos con un entrante contundente, y muy típico de la cocina siciliana: los arancini. Este plato consiste en croquetas redondas que poseen un color anaranjado debido al uso de azafrán, se sirven calientes y se toman a cualquier hora del día. La gran diferencia entre nuestras clásicas croquetas y esta especialidad italiana reside en su relleno, puesto que se usa principalmente ingredientes como la mozzarella o el ragú. Sin embargo, en esta ocasión os ofrecemos un plato distintivo: aracini de carbonara.

Ingredientes:

  • 75g de mozzarella
  • 50g de harina
  • 2 huevos batidos
  • 100g de pan rallado
  • aceite vegetal para freír
  • Sal
  • 77g de panceta
  • 1 diente de ajo machacado
  • 2 yemas de huevo
  • pimienta negra
  • 75g de Grana Padano
  • 150g de espaguetis 150g

Preparación:

A diferencia de lo que muchos creen en España, la carbonara auténtica no lleva nata. Por tanto, para hacer la carbonara, primero pon panceta y ajo en una sartén fría y cocina durante 5-10 minutos o hasta que la grasa de la panceta se haya derretido y esté realmente crujiente, y el ajo esté dorado. Seguidamente bate las yemas de huevo, la pimienta negra, el Grana Padano y la nata líquida en un bol pequeño.

Cocina los espaguetis en agua hirviendo con sal siguiendo las instrucciones del paquete, luego escurre, reservando una taza del agua de la pasta. Vierte los espaguetis en la sartén para panceta y agregue una cucharada del agua de cocción a la mezcla de yemas. Remueve bien, luego vierte en la cacerola de panceta y poner a fuego lento. Mézclalo todo, agrega un poco más de agua de pasta y cocina hasta que la salsa esté espesa. Deja enfriar completamente y luego enfríe durante 2 horas.

Con las manos húmedas y limpias, toma un trozo de mozzarella y coloca la carbonara fría alrededor y por último en una bandeja. Repite con el resto de la mozzarella y carbonara. A continuación, mezcla los arancini primero en la harina sazonada, luego en el huevo batido y luego en el pan rallado, para que queden bien rebozados. Para ello podemos utilizar la tecnología de Inducción de modelos como I6337C de Hisense con los que cocinamos más rápido, pero también de manera más económica. Además, son más fáciles de limpiar y más seguras ya que el cristal no alcanza una temperatura tan extrema.

Para ello, llena una sartén no más de 1/3 de su capacidad con aceite vegetal y caliente a 180 grados. Cocina los arancini, en tandas, durante 2-3 minutos o hasta que estén realmente crujientes y dorados, luego escurre sobre papel de cocina y sazona ligeramente con sal.

2.- Espaguetis al pesto

El pesto es originario de la Liguria y su ingrediente principal es la albahaca genovesa. Su propio nombre significa machacar o moler en un mortero, que es la forma en que tradicionalmente se prepara. En esta ocasión incluimos espaguetis, pero si deseas una receta sana para no tener un menú tan pesado, también son recurrentes los zucchini al pesto (espaguetis hechos con calabacín).

Ingredientes:

  • 400g de espaguetis
  • 150g de hojas de albahaca
  • 300g de queso parmesano
  • 2 dientes de ajo
  • 100g de piñones
  • 200ml de aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

Lo primero será cocer los espaguetis y añadir un puñado de sal en una cazuela cuando el agua esté casi hirviendo. Después añadimos la pasta y los removemos con frecuencia, especialmente los primeros minutos de la cocción para que no se peguen al fondo.

Mientras se cuecen, prepara la salsa pesto. En un vaso batidor ponemos la albahaca, el queso parmesano, los dientes de ajo y los piñones. Lo batimos bien hasta que nos quede una salsa verde y bastante densa.

Ponemos la salsa en un bol grande. Y cuando los espaguetis estén al dente, reservamos dos cucharones del caldo de la cocción y escurrimos los espaguetis. Acto seguido, pon los espaguetis en el bol donde habías puesto el pesto. Añade el caldo de la cocción, que darán a la salsa un toque más cremoso y sobre todo añadirá mucho sabor y con un tenedor mezclamos durante un par de minutos.

3.- Pizza (masa de brócoli)

En esta ocasión vamos a prescindir de la tradicional pizza de Nápoles y vamos a innovar con una masa mucho más sana hecha con brócoli. Es muy sencillo y descubrirás una forma divertida de comer verduras en caso de que tus hijos o incluso tú mismo no te atrevas aún.

Ingredientes:

  • 1 ramillete de brócoli
  • 1 huevo de código 0 o 1
  • 150 g queso rallado (cheddar, mozarella…)
  • Toppings al gusto

Preparación:

Lo primero que haremos será rallar la parte más verde y frondosa del brócoli con un rallador o procesador.

Cuando tengas listo el brócoli, añade un huevo batido y el queso rallado. Puedes ponerle un poco de sal y especias al gusto (ajo, cebolla, pimentón…)

Mezcla todo hasta que el huevo se impregne con el resto de ingredientes. Prepara tu bandeja de horno con un papel vegetal y vuelca sobre ella tu masa haciendo una montañita. Y ahora, con las manos aplástala a la vez que la vas estirando haciendo forma de pizza redonda de 1/2 cm de grosor aprox.

Cuando la tengas bien estirada y prensada, ponle por encima la salsa de tomate y todos los ingredientes que hayas decidido ponerle a tu pizza. Hornéala a 180º durante unos 15 minutos. El horno BI5323PG de Hisense no solo retiene las vitaminas y minerales, su sistema de cocción también conserva el sabor, color y jugosidad de los alimentos, algo que no puede faltar en un buen plato.

4.- Panna Cotta

Finalmente, para darle un toque dulce a nuestro menú incluimos un postre típico de Piamonte: La panna cotta elaborado con crema de lecheazúcar y gelificantes, que se suele adornar con mermeladas de frutas rojas. Originalmente este postre no incluía gelatina como ahora lo conocemos, pero en aquella época hacían hervir las espinas del pescado para extraer su colágeno y convertirlo en gelatina.

Ingredientes:

  • 800ml de nata para cocinar
  • 200ml de café
  • 50g de azúcar
  • 1 sobre de polvos para flan

Preparación:

Mezclamos los polvos de flan y el café para que no queden grumos. En un vaso, ponemos el café templado y el preparado para flan. Lo mezclamos bien con una cucharilla hasta que los polvos se hayan disuelto por completo.

Calienta todo a fuego suave sin que llegue a hervir. Después, en una cazuela, pon la nata, el azúcar y la mezcla que acabamos de preparar. Mezclamos bien y lo calentamos a fuego suave durante 5 minutos, removiendo con frecuencia. Cuando esté cerca de hervir apaga el fuego.

Llena las flaneras con la panna cotta de café líquida. A continuación, vertemos la mezcla en moldes para flan. Deja que se enfríen durante 15-20 minutos y luego, los introducimos en la nevera durante al menos 2 horas. Pasado ese tiempo estarán listos.

Si deseas conocer más recetas del mundo, no te pierdas nuestros otros posts en nuestro blog:

 

Blog 21 abril 2021

Disfruta de Italia y su rica gastronomía viajando con Hisense

Hisense

Disfruta de Italia y su rica gastronomía viajando con Hisense

Disfruta de Italia y su rica gastronomía viajando con Hisense

Italia está íntimamente ligada a la historia de Europa, igual que su gastronomía. Al ser uno de los países más relevantes para el constante pulso entre imperios, guerras y mercados, puede presumir de disponer de una infinidad de sabores y gustos provenientes de todo el continente, dando una gran personalidad a su cocina e incluso trascender las fronteras en todo el mundo.

Pero, ¿qué sería de su forma de entender la comida sin la influencia etrusca? Estos elaboraron la pasta por primera vez mediante la trituración de diversos cereales y granos mezclados con agua, que luego cocían. Por eso hoy deseamos hacer un homenaje a Nápoles, Sicilia, Florencia o Roma viajando con Hisense hasta el país de la albahaca, la mozzarella y el tomate.

1.- Arancini de carbonara

Para abrir el apetito comenzaremos con un entrante contundente, y muy típico de la cocina siciliana: los arancini. Este plato consiste en croquetas redondas que poseen un color anaranjado debido al uso de azafrán, se sirven calientes y se toman a cualquier hora del día. La gran diferencia entre nuestras clásicas croquetas y esta especialidad italiana reside en su relleno, puesto que se usa principalmente ingredientes como la mozzarella o el ragú. Sin embargo, en esta ocasión os ofrecemos un plato distintivo: aracini de carbonara.

Ingredientes:

  • 75g de mozzarella
  • 50g de harina
  • 2 huevos batidos
  • 100g de pan rallado
  • aceite vegetal para freír
  • Sal
  • 77g de panceta
  • 1 diente de ajo machacado
  • 2 yemas de huevo
  • pimienta negra
  • 75g de Grana Padano
  • 150g de espaguetis 150g

Preparación:

A diferencia de lo que muchos creen en España, la carbonara auténtica no lleva nata. Por tanto, para hacer la carbonara, primero pon panceta y ajo en una sartén fría y cocina durante 5-10 minutos o hasta que la grasa de la panceta se haya derretido y esté realmente crujiente, y el ajo esté dorado. Seguidamente bate las yemas de huevo, la pimienta negra, el Grana Padano y la nata líquida en un bol pequeño.

Cocina los espaguetis en agua hirviendo con sal siguiendo las instrucciones del paquete, luego escurre, reservando una taza del agua de la pasta. Vierte los espaguetis en la sartén para panceta y agregue una cucharada del agua de cocción a la mezcla de yemas. Remueve bien, luego vierte en la cacerola de panceta y poner a fuego lento. Mézclalo todo, agrega un poco más de agua de pasta y cocina hasta que la salsa esté espesa. Deja enfriar completamente y luego enfríe durante 2 horas.

Con las manos húmedas y limpias, toma un trozo de mozzarella y coloca la carbonara fría alrededor y por último en una bandeja. Repite con el resto de la mozzarella y carbonara. A continuación, mezcla los arancini primero en la harina sazonada, luego en el huevo batido y luego en el pan rallado, para que queden bien rebozados. Para ello podemos utilizar la tecnología de Inducción de modelos como I6337C de Hisense con los que cocinamos más rápido, pero también de manera más económica. Además, son más fáciles de limpiar y más seguras ya que el cristal no alcanza una temperatura tan extrema.

Para ello, llena una sartén no más de 1/3 de su capacidad con aceite vegetal y caliente a 180 grados. Cocina los arancini, en tandas, durante 2-3 minutos o hasta que estén realmente crujientes y dorados, luego escurre sobre papel de cocina y sazona ligeramente con sal.

2.- Espaguetis al pesto

El pesto es originario de la Liguria y su ingrediente principal es la albahaca genovesa. Su propio nombre significa machacar o moler en un mortero, que es la forma en que tradicionalmente se prepara. En esta ocasión incluimos espaguetis, pero si deseas una receta sana para no tener un menú tan pesado, también son recurrentes los zucchini al pesto (espaguetis hechos con calabacín).

Ingredientes:

  • 400g de espaguetis
  • 150g de hojas de albahaca
  • 300g de queso parmesano
  • 2 dientes de ajo
  • 100g de piñones
  • 200ml de aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

Lo primero será cocer los espaguetis y añadir un puñado de sal en una cazuela cuando el agua esté casi hirviendo. Después añadimos la pasta y los removemos con frecuencia, especialmente los primeros minutos de la cocción para que no se peguen al fondo.

Mientras se cuecen, prepara la salsa pesto. En un vaso batidor ponemos la albahaca, el queso parmesano, los dientes de ajo y los piñones. Lo batimos bien hasta que nos quede una salsa verde y bastante densa.

Ponemos la salsa en un bol grande. Y cuando los espaguetis estén al dente, reservamos dos cucharones del caldo de la cocción y escurrimos los espaguetis. Acto seguido, pon los espaguetis en el bol donde habías puesto el pesto. Añade el caldo de la cocción, que darán a la salsa un toque más cremoso y sobre todo añadirá mucho sabor y con un tenedor mezclamos durante un par de minutos.

3.- Pizza (masa de brócoli)

En esta ocasión vamos a prescindir de la tradicional pizza de Nápoles y vamos a innovar con una masa mucho más sana hecha con brócoli. Es muy sencillo y descubrirás una forma divertida de comer verduras en caso de que tus hijos o incluso tú mismo no te atrevas aún.

Ingredientes:

  • 1 ramillete de brócoli
  • 1 huevo de código 0 o 1
  • 150 g queso rallado (cheddar, mozarella…)
  • Toppings al gusto

Preparación:

Lo primero que haremos será rallar la parte más verde y frondosa del brócoli con un rallador o procesador.

Cuando tengas listo el brócoli, añade un huevo batido y el queso rallado. Puedes ponerle un poco de sal y especias al gusto (ajo, cebolla, pimentón…)

Mezcla todo hasta que el huevo se impregne con el resto de ingredientes. Prepara tu bandeja de horno con un papel vegetal y vuelca sobre ella tu masa haciendo una montañita. Y ahora, con las manos aplástala a la vez que la vas estirando haciendo forma de pizza redonda de 1/2 cm de grosor aprox.

Cuando la tengas bien estirada y prensada, ponle por encima la salsa de tomate y todos los ingredientes que hayas decidido ponerle a tu pizza. Hornéala a 180º durante unos 15 minutos. El horno BI5323PG de Hisense no solo retiene las vitaminas y minerales, su sistema de cocción también conserva el sabor, color y jugosidad de los alimentos, algo que no puede faltar en un buen plato.

4.- Panna Cotta

Finalmente, para darle un toque dulce a nuestro menú incluimos un postre típico de Piamonte: La panna cotta elaborado con crema de lecheazúcar y gelificantes, que se suele adornar con mermeladas de frutas rojas. Originalmente este postre no incluía gelatina como ahora lo conocemos, pero en aquella época hacían hervir las espinas del pescado para extraer su colágeno y convertirlo en gelatina.

Ingredientes:

  • 800ml de nata para cocinar
  • 200ml de café
  • 50g de azúcar
  • 1 sobre de polvos para flan

Preparación:

Mezclamos los polvos de flan y el café para que no queden grumos. En un vaso, ponemos el café templado y el preparado para flan. Lo mezclamos bien con una cucharilla hasta que los polvos se hayan disuelto por completo.

Calienta todo a fuego suave sin que llegue a hervir. Después, en una cazuela, pon la nata, el azúcar y la mezcla que acabamos de preparar. Mezclamos bien y lo calentamos a fuego suave durante 5 minutos, removiendo con frecuencia. Cuando esté cerca de hervir apaga el fuego.

Llena las flaneras con la panna cotta de café líquida. A continuación, vertemos la mezcla en moldes para flan. Deja que se enfríen durante 15-20 minutos y luego, los introducimos en la nevera durante al menos 2 horas. Pasado ese tiempo estarán listos.

Si deseas conocer más recetas del mundo, no te pierdas nuestros otros posts en nuestro blog:

 

No se han encontrado distribuidores para este producto
Error al recuperar los datos
Por favor inténtelo de nuevo

Online

En Tiendas

Online

Tiendas físicas

*Stock sujeto a variación. Consulte con el distribuidor para obtener información actualizada.