Hisense y sus nuevos modelos de TV reconocidos internacionalmente por proteger los datos de sus usuarios

Las Smart TV están cada vez más presentes en nuestras casas y por ello, resulta fundamental para el consumidor la protección de sus datos personales. La tecnología puede poner en riesgo nuestra seguridad como usuarios, el ejemplo más evidente es como algunos fabricantes rastrean el historial de navegación de sus usuarios para segmentar la publicidad que emitir en función del perfil creado en base a los gustos de ese usuario.

Los TV se han convertido en otra vía de entrada del malware a través de los protocolos de red que utiliza, del sistema operativo, de las aplicaciones o servicios que son capaces de ejecutar. Uno de los mayores problemas de seguridad es precisamente el robo de datos personales. De hecho, una buena parte de los usuarios utiliza aplicaciones de reproducción de vídeo en streaming o de reproducción de música desde su Smart TV y para ello es necesario introducir información personal, algo que supone un riesgo teniendo en cuenta el bajo nivel de protección de estos dispositivos.

Para hacer frente a este tipo de problemas los televisores Hisense por su parte, obtuvieron el pasado 19 de junio el certificado TÜV Rheinland, gracias al cual se convierte en la primera marca de TV del mundo con este reconocimiento a la protección de privacidad. Hisense lidera de este modo la protección de datos, la seguridad de los mismos y se adhiere al principio de “recopilación mínima de datos”. La compañía ha decidido continuar su estrecha cooperación con TÜV Rheinland con el fin de mejorar el conocimiento y la apreciación por parte de los consumidores. El Grupo TÜV Rheinlandes un proveedor independiente de servicios de pruebas técnicas que evalúa la seguridad y calidad de los productos, líder a nivel mundial desde su sede en Colonia (Alemania).

¿Por qué es tan relevante este título? Se trata de una prueba ante clientes y socios empresariales de que los datos sensibles, tanto personales como de producción, están seguros. Los expertos de TÜV han desarrollado un procedimiento modular basado en requisitos legales, como por ejemplo la BDSG alemán (la ley federal sobre protección de datos) y normas internacionales, como la ISO 27001 y la ISO 18028, entre otros.

Además de obtener un TV Hisense de la nueva gama 2020, de los modelos U8QF,  U7QF, A7500, A7300 o A7100, algunos de los consejos que se pueden seguir para mejorar la protección de datos en los dispositivos son:

  • Conocer exactamente las funciones de nuestra Smart TV y cómo controlarla.
  • Cambiar las contraseñas siempre que sea posible y aprender a desactivar el acceso a micrófonos, cámaras y recolección de información personal.
  • Comprobar las actualizaciones de seguridad del fabricante y su frecuencia.
  • Comprobar la política de privacidad del fabricante y de los servicios que utilizan.

Existen otro tipo de riesgos como: la falta de protección ante cibercriminales que se aprovechen del punto de acceso del televisor para comprometer la seguridad de otros elementos conectados a la red como ordenadores, teléfonos, etc. También podemos ser espiados a través del micrófono o, en algunos casos, de la cámara incorporada. Por eso es fundamental no infravalorar nunca los riesgos asociados a las brechas de seguridad de estos dispositivos y adquirir un TV como la nueva gama Hisense que sea especialmente meticuloso al ofrecer una tecnología segura.

 

Blog 21 julio 2020

Hisense y sus nuevos modelos de TV reconocidos internacionalmente por proteger los datos de sus usuarios

Hisense

Hisense y sus nuevos modelos de TV reconocidos internacionalmente por proteger los datos de sus usuarios

Las Smart TV están cada vez más presentes en nuestras casas y por ello, resulta fundamental para el consumidor la protección de sus datos personales. La tecnología puede poner en riesgo nuestra seguridad como usuarios, el ejemplo más evidente es como algunos fabricantes rastrean el historial de navegación de sus usuarios para segmentar la publicidad que emitir en función del perfil creado en base a los gustos de ese usuario.

Los TV se han convertido en otra vía de entrada del malware a través de los protocolos de red que utiliza, del sistema operativo, de las aplicaciones o servicios que son capaces de ejecutar. Uno de los mayores problemas de seguridad es precisamente el robo de datos personales. De hecho, una buena parte de los usuarios utiliza aplicaciones de reproducción de vídeo en streaming o de reproducción de música desde su Smart TV y para ello es necesario introducir información personal, algo que supone un riesgo teniendo en cuenta el bajo nivel de protección de estos dispositivos.

Para hacer frente a este tipo de problemas los televisores Hisense por su parte, obtuvieron el pasado 19 de junio el certificado TÜV Rheinland, gracias al cual se convierte en la primera marca de TV del mundo con este reconocimiento a la protección de privacidad. Hisense lidera de este modo la protección de datos, la seguridad de los mismos y se adhiere al principio de “recopilación mínima de datos”. La compañía ha decidido continuar su estrecha cooperación con TÜV Rheinland con el fin de mejorar el conocimiento y la apreciación por parte de los consumidores. El Grupo TÜV Rheinlandes un proveedor independiente de servicios de pruebas técnicas que evalúa la seguridad y calidad de los productos, líder a nivel mundial desde su sede en Colonia (Alemania).

¿Por qué es tan relevante este título? Se trata de una prueba ante clientes y socios empresariales de que los datos sensibles, tanto personales como de producción, están seguros. Los expertos de TÜV han desarrollado un procedimiento modular basado en requisitos legales, como por ejemplo la BDSG alemán (la ley federal sobre protección de datos) y normas internacionales, como la ISO 27001 y la ISO 18028, entre otros.

Además de obtener un TV Hisense de la nueva gama 2020, de los modelos U8QF,  U7QF, A7500, A7300 o A7100, algunos de los consejos que se pueden seguir para mejorar la protección de datos en los dispositivos son:

  • Conocer exactamente las funciones de nuestra Smart TV y cómo controlarla.
  • Cambiar las contraseñas siempre que sea posible y aprender a desactivar el acceso a micrófonos, cámaras y recolección de información personal.
  • Comprobar las actualizaciones de seguridad del fabricante y su frecuencia.
  • Comprobar la política de privacidad del fabricante y de los servicios que utilizan.

Existen otro tipo de riesgos como: la falta de protección ante cibercriminales que se aprovechen del punto de acceso del televisor para comprometer la seguridad de otros elementos conectados a la red como ordenadores, teléfonos, etc. También podemos ser espiados a través del micrófono o, en algunos casos, de la cámara incorporada. Por eso es fundamental no infravalorar nunca los riesgos asociados a las brechas de seguridad de estos dispositivos y adquirir un TV como la nueva gama Hisense que sea especialmente meticuloso al ofrecer una tecnología segura.